lunes, 6 de junio de 2011

EL RESPLANDOR (Rodolfo Kahn, 1935)

I

Sobre cada cielo de Sodoma

a trescientos mil decantamientos

en un pulsar



de sus tobillos cuelga Sade a una doncella después de amarla



En tanto

una gochorum insiste en rastrear su saditud

dejándose coger por sus ilapsus


II


La voz de Pélagie inunda las galerías del Chateau de

La Coste


Sainte Therese de Jesus bajo un dintel o tal vez una ojiva

si no una arcada o adeherida

a alguna de las columnas o

bien tras los cotinajes de un

palco asoma demudada in

puribus ardiendo escrutándolo

t o d o b a l b u c e a n d o

arrobadamente quedamente

en Le Theatre de La Coste


Chiara Moldetti amamanta a su crío y sella una postrer misiva

a Donatien de ira y sumisiones

de imprecación y entregas


III


Justine recorre las celdas para alucinados

Un hato de virgónulas le sigue los pasos



Legionarias en tropel son arrojadas al salón

de baile

Una jauría de incontenibles las ha sitiado

en el gimnasio

Algunas primerizas aúllan desde el mirador


Chiara decúbito dorsal sobre la gran mesa

del ágape yace


Juliette y sus acompañantes devoran con

fruición las vísceras de alguna criatura

pavorosamente prodigiosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada