sábado, 8 de febrero de 2014

TODO SE IRÁ (Alberto Valdivia, 1894-1938)



Todo se irá, la tarde el sol, la vida,
será el triunfo del mal, lo irreparable;
sólo tú quedarás, inseparable
hermana del ocaso de mi vida.

Se tornarán las rosas en un cálido
ungüento de otoñales hojas muertas;
rechinarán las escondidas puertas
del alma y será todo mustio y pálido.

Y tú también te irás, hermana mía.
Condenado a vivir sin compañera,
he de perder hasta la pena un día,
para acechar, cual triste penitente,
a través de mi pálida vidriera
el último milagro de la fuente.

1 comentario:

  1. Gracias, hace tiempo lo tenía olvidado, aunque vivo literalmente como canta el poema.

    ResponderEliminar