domingo, 8 de febrero de 2009

INSOMNIO (Renato Irarrázaval, 1937)

Mis espaldas conocieron muchas noches

se perdieron en nieblas y pesados miedos

El arrabal abrió su abismo

con ronco crepitar y espeso aliento.

Sin congregar la piadosa agonía,

la protección de la brisa

o el áspero bienestar encarcelado

En la vastedad del corazón herido,

la nocturna embriaguez de algún apego.

La espera hila la mirada en el insomnio

que arrebata al suelo su vacío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada