miércoles, 4 de febrero de 2009

ME HUBIERA GUSTADO QUEDARME AQUÍ (Oliver Welden, 1946)

Una canción de boda compuesta de aire inmovil,
de tierra seca, para darte una nueva dimensión
de amor, deposito en un embudo de papel
por la cerradura de la puerta de tu casa, mientras
me vuelvo viejo regresando a mi polvo y a mi noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada