martes, 10 de febrero de 2009

NUNCA (María Isabel Peralta, 1904-1926)

Nunca hallé el camino
la buena mano amada;
la busqué por las sendas florecidas
y la esteril llanada.

Nunca la voz que trina
me acaricio el alma;
la voz que llorea, donde mi cortijo
trémula y amarga.

Buena mano de hermano
que a mis labios sedientos,
vino de amor escancie.

Tibia y segura mano
que ha de empuñar un día
los remos de mi nave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada